+39 340 4102448 info@fastback.it

La llegada de Liberty Media a MotoGP es sin duda uno de los grandes temas de este 2024. Tras varias semanas (en realidad meses) de rumores, las compañías estadounidenses y españolas han salido a la luz oficializando el acuerdo.

Un acuerdo que prevé la adquisición por parte de Liberty Media de una participación mayoritaria en Dorna (86%), actual organizador de los campeonatos de MotoGP, MotoE, Superbike y circuitos femeninos, así como de una serie de trofeos dedicados a los talentos emergentes de todo el mundo.

Se trata en cierto modo de una circunstancia trascendental, ya que esta estructura gestiona MotoGP desde hace más de 30 años y SBK desde hace más de 10. Un hecho aún más singular es que esta adquisición proviene de una empresa actualmente propietaria de la Fórmula 1: en este caso, Los Campeonatos del Mundo más importantes de 2 y 4 ruedas los celebraría la misma organización.

Los signos de este acercamiento habían sido bastante claros y, al unir los puntos, el panorama en evolución parecía claro.

  • En primer lugar, la contratación de Dan Rossomondo al frente de Dorna durante 2023 y sus posteriores movimientos: haber contratado un patrocinador inicial estadounidense (Ebay) y haber iniciado negociaciones con la emisora ​​​​estadounidense TNT.
  • El rápido aterrizaje del nuevo Team Trackhouse en lugar del problemático Team RNF Cryptodata. Una operación que, por su calendario, hace pensar que llevaba tiempo preparada y se concretó en el momento más adecuado
  • Las frecuentes visitas de Stefano Domenicali al paddock de MotoGP durante la temporada pasada, con declaraciones más o menos aventureras sobre ideas, propuestas, escenarios.
  • La presencia cada vez más masiva de los hombres de Liberty Media en los campos de MotoGP y Superbike y sus conversaciones con los equipos.

En la era de los fondos de inversión, las operaciones financieras suelen tener un plazo fijo: desde hace un tiempo Carmelo Ezpeleta, fundador y director de Dorna, había insinuado que quería buscar nuevos propietarios manteniendo el control de las actividades deportivas. También combinamos esto con la oportunidad de entregar dividendos a los principales inversores (Bridgepoint y el Fondo de Pensiones Canadiense), reducir la exposición a los prestamistas y disfrutar de un socio comercial capaz de expandir el negocio.

Fórmula 1 y MotoGP

La llegada de la libertad es ciertamente funcional para ambas partes. Dorna confía en una empresa que ha sabido generar cifras impresionantes desde que posee los derechos de la Fórmula 1. Por su parte, Liberty obtiene la punta de diamante del motociclismo a un coste aceptable con vistas a poder construir un negocio rentable a su alrededor. .

Si bien las distancias entre ambas áreas son notables, no se puede negar que algunas dinámicas exitosas pueden replicarse parcialmente. Para ser claros, la facturación en torno a MotoGP es aproximadamente 2/1 de la impulsada por la Fórmula 16, que alcanzó la astronómica cifra de 1 millones de dólares en 3,2. Un crecimiento constante respecto a los 2023 del año anterior y los 2,5 millones del año pasado. año marcado por el Covid. Un estudio de Forbes afirma que el valor medio de los equipos ha crecido un 1,1% desde 2019 hasta la actualidad. Precisamente en las últimas semanas ha aparecido la noticia de que Mercedes se ha convertido en el primer equipo que supera los 276 millones de euros de facturación anual (500 en concreto), gracias a patrocinadores, ingresos de las federaciones y derechos de retransmisión. El beneficio roza los 640 millones (100) y estos números dan una idea del increíble valor que Liberty Media y los distintos actores implicados han conseguido trasladar al mundo. Los ingresos totales de los patrocinadores de MotoGP (actualmente 98) son de 26 millones de dólares. Los ingresos totales de la serie han crecido de forma constante en los últimos años, hasta alcanzar los 87,95 millones de euros en 475 y los 2022 en 486.

Para que quede claro hasta qué punto se ha ampliado esta brecha, en 2010 el valor de las respectivas ventas fue de 200 millones de euros para MotoGP y 780 millones para la Fórmula 1.

Incluso en el contexto más "genuino" del motociclismo, que tiende a ser más refractario al glamour y la exclusividad, existe, por tanto, curiosidad por el futuro, aunque a menudo oculta bajo un manto de desconfianza.

Si los entusiastas temen la perspectiva de una gestión más dinámica y "creativa" del paquete, los profesionales saben muy bien que el formato actual puede expresar un potencial mucho mayor.

BUENAS PRÁCTICAS

Un análisis rápido del camino recorrido por la Fórmula 1 en los últimos 8 años lleva inevitablemente a observar un crecimiento exponencial en términos numéricos, así como un reposicionamiento general en múltiples niveles.

  • Demográficamente, la edad promedio de los espectadores ha disminuido mientras que el área de influencia se ha expandido a nivel global, abarcando naciones históricamente menos involucradas en este tipo de disciplina.
  • El aumento cuantitativo fue acompañado de uno cualitativo. El contenido mediático de clase mundial ha contribuido a la reputación de la Fórmula 1 tanto por su valor de entretenimiento como como catalizador/plataforma de negocios.
  • La carrera vuelve a ser un acontecimiento y como tal nadie quiere quedarse fuera del ambiente del fin de semana. Se han registrado récords de asistencia al circuito en prácticamente todas las etapas de las temporadas que, además, también se han ampliado hasta las 24 pruebas.
  • El sistema de redistribución de los beneficios derivados de los derechos de televisión y de los medios de comunicación en general, combinado con la introducción del límite presupuestario, permite a muchos equipos tener presupuestos saneados en comparación con el pasado.
  • Las empresas están interesadas en tener incluso una pequeña presencia en la Fórmula 1, a pesar de unos costes muy elevados, precisamente por el valor que supone la asociación con esa zona.
  • Es imposible no mencionar el éxito de Drive to Survive en Netflix, el documental (ciertamente ficticio pero muy eficaz para atraer multitudes de curiosos).
  • Haber recorrido la escalada competitiva del duelo Hamilton-Verstappen de forma extremadamente funcional, maximizando su eco y a menudo fomentándolo deportiva y mediáticamente.

Evidentemente no todo lo que brilla es oro y hay una serie de cuestiones críticas creadas o no resueltas por esta gestión.

  • Por ejemplo, el hecho de que para obtener tales cifras tuviéramos que desplazarnos a territorios menos transitados -y por tanto más curiosos y dispuestos a invertir-, dejando de lado algunas realidades históricas del automovilismo.
  • La "volatilidad" del público generada por las series de televisión y los contenidos menos técnicos: millones de espectadores que, en general, no se apasionan y podrían abandonar este mundo en favor de nuevos estímulos externos.
  • Una contracción del número de espectadores de televisión debido a que la oferta a menudo se limita únicamente al pago por visión.
  • Un espectáculo competitivo que a menudo falta ante notables revoluciones regulatorias y a veces cuestionables intervenciones en la gestión deportiva.
  • Un aumento generalizado del precio de las entradas que no impidió excelentes resultados en muchos eventos pero que disuadió a varios aficionados de larga data de participar.

1992 – 2024: más de treinta años de evolución

El MotoGP actual no puede presumir de tener el mismo ámbito de influencia, aunque a lo largo de estas décadas el valor del deporte ha crecido considerablemente. Sin duda, el mérito es de Dorna: en 1992, el motociclismo de competición era sin duda una disciplina apasionante, pero seguida por un nicho de público "duro y puro". Las inversiones y el escenario técnico-comercial estaban más cerca de la más auténtica tradición que del contexto hiperprofesional de las 4 ruedas. 30 años que han sido testigos de cambios trascendentales, como la transición a los motores de 4 tiempos, necesaria para garantizar la relevancia técnica y la sostenibilidad industrial ante el mercado, hasta la apertura a muchos nuevos mercados.

Un camino que vio la epopeya de Valentino Rossi como su testimonio más brillante y gracias al cual MotoGP se ha convertido en un fenómeno global, tanto en el deporte como en las costumbres. Un viaje que además tuvo que superar la dificultad de dos difíciles pasajes, que también coincidieron en el tiempo. La jubilación de Valentino Rossi y la drástica reducción de actividades provocada por el periodo pandémico.

Dorna ha revisado muchas de sus dinámicas para adaptarse a nuevos escenarios, a nivel técnico y organizativo. La introducción de las Carreras Sprint, la renovación general del tono de voz, la búsqueda de nuevas colaboraciones. Un dinamismo que sin duda resultó útil para atraer la atención de posibles compradores: la propia Liberty Media demostró ser el interlocutor más interesado y competente sobre el tema.

En la rueda de prensa previa al Gran Premio de Texas en la que participaron Carmelo y Carlos Ezpeleta junto a Dan Rossomondo, el mensaje fue muy claro. Un mensaje que ya había sido subrayado en otras entrevistas y encuentros con la prensa y partes interesadas. Liberty Media no ha identificado ningún problema de carácter deportivo y, por lo tanto, este ámbito se mantendrá, al menos a corto plazo, sustancialmente sin cambios. La estructura de mando actual mantendrá su estructura en el futuro para garantizar la continuidad de la serie.

En lo que se centrará Liberty será en hacer más atractivos comercial, mediática y económicamente los principales campeonatos del mundo de motociclismo. Ambas partes parecen estar 100% de acuerdo en esta trayectoria.

¿Es Liberty Media la empresa adecuada para esta misión?

Sin embargo, la pregunta que casi todo el mundo se hace es precisamente ésta: intentemos responderla.

Todo lo que hemos visto en las líneas anteriores perfila un perfil bastante claro. Liberty Media participa en los principales eventos deportivos y de entretenimiento y centra la fuerza de su acción precisamente en estos aspectos. La Fórmula 1, la organización de eventos, la gestión de la distribución de entradas, las emisoras de radio y el streaming de contenidos forman parte del amplio catálogo de esta empresa. El acuerdo prevé que toda la gestión deportiva permanecerá, al menos a corto plazo, sustancialmente sin cambios y en manos de Dorna. El grupo estadounidense se centrará en contar historias y crear un "paquete" que sea más fácil de vender y comunicar.

  • Por lo tanto, es seguro que trabajará ante todo para definir una jerarquía clara de prioridades para tener una "joya" que valorar y hacer comprensible al público. Evidentemente, esto será MotoGP, aunque podemos pensar que Moto2 y Moto3, ya definidas como categorías de soporte desde el primer comunicado de prensa, se proponen en una tonalidad diferente, tal vez con tiempos y métodos de transmisión específicos.
  • Esto implica también identificar más claramente una serie de puntos de atención: la historia de la empresa, la dificultad, el atletismo, la habilidad que impregnan la conducción al más alto nivel. La definición más "colorida" de los actores principales: pilotos, jefes de equipo, jefes de mecánicos. Antes de Liberty Media era imposible pensar en un líder popular como actor o cantante: entonces basta ver lo que pasó con Gunther Steiner.
  • A nivel deportivo, la próxima introducción del nuevo reglamento de participación irá encaminada además a restringir la parte tecnológica (que ha dificultado el seguimiento de las carreras de los últimos años) en favor de una fórmula más inclinada a la competición en pista. .
  • No es difícil prever un giro más marcado hacia el mercado estadounidense con la incorporación de otras licitaciones que abarquen la gigantesca zona de influencia y el mercado local.
  • Es urgente permitir una manipulación más fluida de la parte multimedia (fotos, vídeos, extractos) para crear una caja de resonancia complementaria a la emanación directa a través de los canales oficiales. Este es sin duda uno de los factores en los que la actual dirección de Dorna se ha quedado un poco más atrás que la Fórmula 1, aunque en los últimos años se ha producido una progresiva flexibilización de las restricciones.
  • Es deseable redefinir los acuerdos de radiodifusión, "bloqueados" desde hace años en muchos países, para que las cifras de audiencia vuelvan a niveles aceptables.
  • La búsqueda de la participación de nuevos fabricantes (BMW, MV Agusta, fabricantes chinos?), así como el relanzamiento de los que actualmente tienen más dificultades (léase Yamaha y Honda).
  • Seguramente habrá un debate sobre el sistema de reparto de los ingresos comerciales con los equipos: actualmente Dorna paga una cantidad por cada moto para garantizar que los equipos privados también puedan participar en el campeonato. Los principios que subyacen al enfoque de las empresas estadounidenses suelen ser diferentes y podemos imaginar una plataforma menos "bienestarista" pero más virtuosa. De hecho, un formato más popular facilita la adquisición de nuevos patrocinadores y reduce la necesidad de "intervenciones correctivas", que son también las que han permitido a las categorías superar los períodos más tormentosos.

El panorama para los operadores comerciales

Precisamente en este último punto reside el mayor interés para nosotros en fastback y en general para todos los operadores en el ámbito de los patrocinios. No es ningún misterio que cada vez es más difícil atraer inversores que gasten mucho precisamente por la dificultad de transmitir el valor de la presencia dentro de la serie. Los años del Covid, la agresión de las nuevas plataformas sociales, web y de retransmisión, la creciente atención a las cuestiones sociales y ecológicas han debilitado el vínculo entre las empresas y la capacidad del motociclismo para contribuir a la consecución de los objetivos.

Por tanto, es necesario que el formato recupere mayor relevancia estratégica en el ámbito promocional y comercial para atraer nuevas marcas e inversores. La integración progresiva de MotoE, el uso de neumáticos obtenidos a partir de materiales reciclados y combustibles ecológicos, la creación de un campeonato femenino y la mayor atención a la inclusión son, sin duda, pasos en la dirección correcta: cumplir mejor con las necesidades ESG (medioambientales, sociales, y gobernanza) de las empresas.

La ampliación de las oportunidades pasa ciertamente también por la exploración de nuevos territorios en los que proponer el propio producto. Un sistema que Liberty Media ha implementado con éxito: trasladar el circo allí donde el público y los fondos ya están presentes: en este caso los circuitos urbanos, especialmente en metrópolis exóticas. Bueno, este es sin duda uno de los puntos más difíciles de volver a proponer, ya que las limitaciones de seguridad de las carreras sobre 2 ruedas no nos permiten pensar en carreras entre paredes y aceras (aparte de carreras en carretera como la Isla de Man y Macao).

Las pistas del nuevo mundo ciertamente están diseñadas principalmente para uso en 4 ruedas y es difícil pensar que puedan modificarse para necesidades tan específicas.

Sobre la temida posibilidad de crear fines de semana "todo incluido", es decir, en los que MotoGP y Fórmula 1 se disputen en el mismo circuito, habría que profundizar más. Las dificultades organizativas relacionadas con la coexistencia de dos realidades tan "voluminosas" que requieren espacios y tiempos bien definidos no parecen nada fáciles de superar. Sin embargo, no debería sorprendernos que en los próximos años se intente al menos en un caso -cuando el recorrido, las estructuras y la época lo permitan- un experimento en este sentido. Quizás incluso sólo como exhibición o como celebración final de las conquistas de los respectivos títulos mundiales.

El hecho de que un mismo organizador gestione el primer campeonato del mundo de coches así como el primer y segundo campeonato de motos significa que puede existir una red de intereses e influencias útil para agrupar marcas y sujetos interesados ​​en invertir y hacer negocios en el deporte del motor.

Al tener todos los datos de exposición y penetración del mercado, la propia Liberty podría ayudar a una empresa a definir el contexto más adecuado en el que presentarse y en los momentos y formas más eficaces. Algunas marcas podrían pensar en ampliar su presencia en todos los ámbitos, mientras que los equipos podrían seguir más decididamente una estrategia encaminada a buscar patrocinadores dedicados a zonas geográficas concretas con una mayor rotación de nombres en los carenados.

Esperamos que una renovada y creciente popularidad de estas disciplinas respalde nuestra incesante investigación y actividades de apoyo a las empresas. Y seguro que estaremos preparados para todas las nuevas oportunidades que se abrirán, estamos seguros, en este nuevo curso.

Sigue siguiendo el nuestro blog ¡Para estar siempre actualizado sobre el mundo de los negocios en el automovilismo!

Chat abierto
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿Podemos ayudarte?
Política de Privacidad