+39 340 4102448 info@fastback.it

El marketing tradicional -y en consecuencia sus emanaciones más recientes y específicas- ha desarrollado durante décadas una serie de estrategias dirigidas a públicos más jóvenes. Esto se debe a una serie de razones, que van desde las más intuitivas hasta las más "subterráneas".

Es evidente que en edades tempranas los mensajes recibidos no son procesados ​​por la experiencia u otros factores sino que afectan directamente a la atención. Por esta razón, los propios jóvenes espectadores/lectores/oyentes/navegadores se convierten en vectores de comunicación dentro de la familia. En apoyo de estas dinámicas, cabe destacar que es en la edad escolar cuando se tiene más tiempo libre para dedicar al uso de contenidos audiovisuales y se produce una interacción más intensa tanto online como offline.

Sin duda, un vehículo de carreras, ya sea de 2 o 4 ruedas, suele ser ruidoso (al menos los convencionales), rápido y colorido, representa un imán de atención, sobre todo para los sentidos curiosos y "hambrientos" con los que está dotado. durante la infancia y la adolescencia. .

Es fundamental que una empresa empiece a generar un reconocimiento que permita a las personas formar un vínculo desde los primeros años de vida y que pueda transformarse en una futura fidelidad como consumidores. De ahí el uso de elementos infantiles o lúdicos en numerosos anuncios y campañas: jingles, colores, mascotas, animaciones que a menudo pueden dejar perplejo a un espectador adulto pero que resultan absolutamente persuasivas para un observador más joven.

El mundo de la comunicación aplicada al deporte sigue evidentemente los mismos principios, declinados en función de las prerrogativas de las disciplinas. Como suele suceder, fue y es Estados Unidos quien ha implementado las iniciativas más estructuradas y específicas. La propia fórmula de los campeonatos organizados por NASCAR otorga gran importancia a la definición de presupuestos, al no existir división entre fabricantes y clientes como ocurre en muchos otros escenarios de este deporte. Esto requiere el desarrollo de un enfoque mucho más agresivo para adquirir y mantener los medios necesarios para garantizar la supervivencia y el éxito de un equipo. Un resultado que se puede conseguir estableciendo relaciones duraderas y productivas con los patrocinadores. Se trata de una estrecha colaboración entre los conductores, las actividades de la pista y las empresas para ofrecer a los consumidores una imagen eficaz. Sin duda utilizar el "caballo de Troya" de atraer la atención de los más jóvenes e influir así en los hábitos de consumo de toda la familia es una forma funcional de generar un considerable retorno de imagen y de inversión.

El hecho de que muchas empresas involucradas en patrocinios ofrezcan desde hace mucho tiempo merchandising, juguetes y recuerdos en paquetes especiales o durante campañas específicas es un camino sencillo pero que siempre ha traído un gran afecto y relación entre el consumidor y la marca.

En Europa y en otras situaciones más cercanas a nosotros este tipo de dinámicas siempre han estado un poco más ligadas al coleccionismo, al modelaje y en general a la relación pasional con determinados pilotos o equipos.

Los coches de juguete, las pegatinas y todo lo demás han sido codiciados durante mucho tiempo por los jóvenes (y no sólo) de todo el mundo para sentirse un poco más cerca de sus favoritos. Lo que se ha hecho en el extranjero es intentar vincular esta implicación con un aspecto comercial y de fidelización.

Desde que Liberty Media participa en la gestión y promoción del Campeonato Mundial de Fórmula 1, este sistema de modus operandi se ha exportado a escala mundial.

Precisamente este año, con motivo de los Grandes Premios de Hungría y Singapur, la F1 y Sky crearon el primer canal específicamente dedicado a los niños con una programación específica para adaptar los contenidos a su comprensión. Son 9 canales globales que se han sumado a esta iniciativa: Supersport (Pan África), beIN Sports (Pan Asia), Kayo Sports (Australia), Bell (Canadá), SportTV (Portugal), ESPN (Latinoamérica, Caribe y Estados Unidos) , Sky (Gran Bretaña e Irlanda) y Viaplay (Europa). Un sistema eficaz para ampliar aún más la ya numerosa base de seguidores de la Fórmula 1 y reducir la edad media de los espectadores.

En el pasado fue el canal Fox Kids el que propuso un formato fuertemente inspirado en el mundo de las carreras, en este caso americano. NASCAR Racers era, de hecho, una serie de televisión animada de Saban Entertainment que presentaba a dos equipos de carreras rivales de NASCAR, Team Fastex y Team Rexcor, compitiendo entre sí en la futurista NASCAR Unlimited Division. La serie se emitió de 1999 a 2001.

Las escenas de carreras fueron animadas en 3D gracias a gráficos por computadora, mientras que los personajes fueron dibujados en animación bidimensional tradicional.

En total, para el proyecto se crearon 26 episodios de media hora cada uno. Antes de emitirse en 2000, NASCAR Racers se estrenó como una película especial para televisión de tres partes el 11 de noviembre de 1999. La transmisión finalizó en 2001. El programa se produjo antes de que Fox comenzara a producir la transmisión de las carreras de NASCAR y durante un mes la transmisión en vivo y la dibujos animados superpuestos, para lanzar un "relevo" ideal. Para crear un vínculo aún más evidente entre la caricatura y las carreras, algunos autos lucieron libreas dedicadas al Pennzoil 400 en la pista de Miami en noviembre de 2000, apenas unos días antes del lanzamiento del primer episodio.

Fue hace un tiempo Cartoon Network buscar ampliar aún más su audiencia a través de una asociación con NASCAR. Corría el año 1996 y la recién nacida emisora ​​temática - la primera en ofrecer contenidos dedicados a tiempo completo a niños y adolescentes - creada por Turner Broadcasting decidió vincular su nombre a un equipo de la serie en base a un acuerdo plurianual. Los coches con decoración de dibujos animados son una constante desde hace varias temporadas, llevados a las carreras por diferentes equipos pero siempre con una imagen claramente reconocible. Dibujos animados que los niños en Estados Unidos y más allá estaban acostumbrados a ver en la televisión y que ahora reconocían en las carreras seguidas quizás por sus padres o hermanos mayores. El reto era romper moldes y concienciar acercando al deporte a niños y familias. En 2004, el canal decidió cambiar su estrategia patrocinando algunas carreras durante las cuales garantizaría también una presencia más masiva de los coches de la marca. Específicamente, NASCAR y Cartoon Network se han asociado para desarrollar la marca NASCARtoon Racing, una campaña patrocinada por Kellogg's y diseñada para involucrar a los jóvenes fanáticos en la emoción de las carreras de NASCAR a través de la familiaridad de sus personajes favoritos de Cartoon Network. El programa contó con presencia publicitaria al aire y en línea con un concurso nacional, así como el juego NASCARtoon Racing Garage, donde los niños podían diseñar su propio auto de carreras de Cartoon Network usando elementos familiares de Scooby-Doo, Dexter's Laboratory, The Powerpuff Girls y muchos otros. otros.

Unos años más tarde fue Nickelodeon enlazar a la serie para promocionar sus contenidos. El canal propiedad de Paramount patrocinó algunas carreras de la temporada, por ejemplo la Bob Esponja 400 celebrada en el Kansas Speedway el 9 de mayo de 2018. Para la ocasión, 6 coches en la parrilla lucieron libreas dedicadas a los personajes principales de la caricatura.

En 2016 fue el turno de la Teenage Mutant Ninja Turtles 400 en el Chicagoland Speedway. También en este caso Danica Patrick y otros pilotos han firmado un acuerdo especial para competir con libreas especiales. En 2012, Jeff Gordon conducía su Chevrolet Impala adornado con populares personajes mutantes.

También en NASCAR, un patrocinio histórico, ininterrumpidamente activo entre 1990 y 2022, fue el de Mars con la marca M & Ms. Los icónicos gráficos de fondo amarillo con lindos personajes de dulces de tamaño completo han sido una constante en las pistas de carreras de EE. UU. durante más de 3 décadas.

Siguiendo con el tema de las Tortugas Ninja, este año los lindos héroes verdes hicieron su aparición en el campeonato australiano V8 Supercars. En este caso fueron los protagonistas de una empresa conjunta con Pizza Hut (es famosa la pasión de los personajes por la pizza). El coche de Macauley Jones, de Brad Jones Racing, lució una decoración especial en negro y verde para promocionar el próximo estreno de la nueva película Teenage Mutant Ninja Turtles: Mutant Mayhem.

La conexión más obvia entre el deporte del motor y la infancia es sin duda la lúdica. Los coches de juguete, ya sean estáticos o móviles, en distintas escalas, suelen ser el "caballo de Troya" que introduce a los niños en el mundo de las carreras. Si todos los fabricantes estipulan acuerdos con fabricantes y equipos para reproducir en miniatura los vehículos participantes en los distintos campeonatos, también hay empresas que colocan su propia marca en los propios vehículos para enfatizar aún más la conexión.

Por ejemplo, Tonka, Tamiya y Hot Wheels han patrocinado en varias etapas vehículos de carreras.

Tonka hizo su aparición en NASCAR en el auto de Kenny Irwin en 1997/1998. La presencia en los campos de carreras fue acompañada por la venta de algunos juguetes temáticos con los autos más populares de la serie.

En 2010 la marca muy popular Hot Wheels Patrocinó el auto Honda de Alex Tagliani en 2 eventos: Toronto y Edmonton.

TAMIYA, que siempre ha sido un punto de referencia en el modelismo y el coleccionismo, cuenta con una rica sección dedicada a los deportes de motor. De modo que el icónico logo de las 360 estrellas ha aparecido en vehículos de carreras en varias ocasiones. Una de las mayores variaciones en cuanto a dimensiones fue la del Toyota Land Cruiser que participó en el Dakar de París de 2.

En 2010 incluso la marca Barbie se vinculó con el mundo de las carreras. El equipo compuesto por Ramona Karlsson y Miriam Walfridsson participó en el Rally de Suecia a bordo de un Mitsubishi Lancer Evo 9 cuya parte delantera se caracterizaba por el icónico rosa de la mundialmente famosa muñeca.

Lego ha emprendido un camino inverso, vinculándose con varias marcas líderes del panorama automovilístico internacional. La relación prevé el lanzamiento al mercado de modelos siempre nuevos, en diferentes escalas y complejidades de montaje, de los coches de carreras más populares del momento y de la historia. Ferrari, Red Bull y Mercedes F1, Peugeot y Porsche WEC, Audi Grupo B, etc.

El patrocinador del equipo KCMG, que participa en la SuperFórmula, el campeonato más importante de monoplazas japoneses, actúa a un nivel completamente diferente. Kids Com es de hecho una comunidad para la educación de niños basada en un concepto colectivo familiar/experiencial. La idea detrás de esta empresa es ofrecer a las familias eventos y situaciones que puedan brindarles experiencias enriquecedoras y educativas en un ambiente de intercambio. El apoyo de Kids Com a este equipo con sede en Hong Kong ya se encuentra en su segundo año. Por lo tanto, los fines de semana de carreras se conciben como una experiencia para familias y los clientes de Kids Com pueden acceder al paddock, sesiones de fotos y autógrafos con los pilotos (Yuji Kunimoto y un viejo conocido de la F1, Kamui Kobayashi), momentos colectivos con el equipo y otros contenidos dedicados.

Incluso la revista de cómics quizás más famosa y más vendida (al menos antes de la llegada de Internet) tiene un establo a su lado, aunque sea por un corto período. En 1984 ratoncito Mickey apareció en la carrocería, a los lados del cockpit, del Spirit Hart de Fórmula 1. Un coche no competitivo que tuvo una carrera desafortunada desde su debut: de hecho, en la primera prueba en Brasil, el regreso de Emerson Fittipaldi abandonó el equipo. por actuaciones insuficientes mientras que el otro piloto, Fulvio María Ballabio, no obtuvo la súper licencia para correr por falta de resultados en la serie preparatoria.

La redacción del periódico permaneció visible sólo durante esos pocos días. Sin embargo, en el número 1501 había una historia muy apreciada escrita por Giorgio Pezzin y dibujada por Giorgio Cavazzano que esencialmente presentaba la temporada del Campeonato Mundial de 1984 en forma de dibujos animados.

El objetivo de este resumen es mostrar que existe esencialmente un nicho -que no es un nicho dados los números alcanzables- que actualmente es poco considerado excepto por unas pocas realidades. La hiperespecialización y la profesionalidad de las grandes ligas ciertamente han contribuido a excluir, al menos parcialmente, la posibilidad de actuar como entretenimiento para los más pequeños. También existe la idea nada despreciable de riesgo y peligro asociado a las carreras que disuade de asociarlas con la infancia. Sin embargo, sería un error pensar que no hay margen de maniobra para crear proyectos bien pensados. Pensemos, por ejemplo, en todo el universo de los deportes electrónicos y los videojuegos en general.

quédate en el nuestro blog ¡Para más análisis e ideas!

Chat abierto
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿Podemos ayudarte?
Política de Privacidad